LA BUENA ACCIÓN DEL DÍA

Un día, en un aeropuerto de un país latinoamericano, salí de mi hotel y dejé el desprendible que me habían entregado en inmigración a la entrada al país. Pensé que era el registro de aduana que ya no necesitaba. Al llegar al primer aeropuerto en mi ruta de regreso, me preguntaron por ese papel y caí en la cuenta del error que había cometido. Era imposible regresar al hotel. Me advirtieron entonces que tenía que pagar una multa para poder salir del país y que debía moverme pues era un procedimiento dispendioso.

 

 

 

Read 30 times Last modified on Viernes, 18 Marzo 2016 20:29

Leave a comment

Requerido (*)

Top